Title Image

PERIODONCIA

QUE ES LA PERIODONCIA

La periodoncia es la rama dentro de la odontología que se ocupa de las enfermedades de las estructuras de soporte de los dientes, incluidas las encías, el periodonto y el hueso alveolar.

El periodoncista es un odontólogo que se especializa en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades periodontales. Trata casos que van desde la gingivitis leve hasta la periodontitis más severa.

 

 

 

Tipos de Tratamientos

Los tratamientos que se realizan en periodoncia incluyen:

  • Tratamientos periodontales no quirúrgicos
  • Tratamientos periodontales quirúrgicos
  • Tratamientos de cirugía plástica periodontal
    Procedimientos regenerativos para recuperar los tejidos perdidos tanto blandos como duros.

 

Tratamientos No Quirurgicos

El tratamiento no quirúrgico por excelencia en periodoncia es el raspado y alisado radicular (curetaje) que consiste en la limpieza cuidadosa de todas las superficies de la raíz para eliminar la placa y el sarro acumulado en las bolsas periodontales.

Cuando la profundidad de las bolsas periodontales es excesiva e imposibilita la limpieza con la higiene oral diaria y el mantenimiento periodontal rutinario, el tratamiento necesario será, no solo la eliminación de las bacterias, sino también la reducción quirúrgica de las bolsas periodontales.

 

Tratamientos Quirurgicos

Dentro de los tratamientos periodontales quirúrgicos se encuentra también el que trata la recesión de las encías. La cirugía de injerto de encías repara el defecto y previene una recesión adicional y pérdida ósea. Este tipo de injertos también ayudan a reducir la sensibilidad dental y mejorar la estética.

En ocasiones, la encía cubre mucho los dientes, provocando que estos se vean más pequeños e incluso se enseñe mucha encía al sonreír. En estos casos, el periodoncista puede realizar un tratamiento quirúrgico consistente en el alargamiento de la corona dental eliminando el exceso de encía y exponiendo más la corona de los dientes.

Cuando el hueso que sostiene los dientes se ha destruido debido a la progresión de la enfermedad periodontal, se puede realizar un procedimiento que revierte parte del daño y regenera el hueso y los tejidos perdidos.

En definitiva, existe una amplia gama de tratamientos que ayudan a mantener las encías y los dientes sanos pero que sin el mantenimiento de higiene oral rutinario en casa y las revisiones regulares con el profesional, no lograrán el resultado óptimo deseado.

 

 

 

¿Qué es la Gingivitis? Causas y síntomas

La gingivitis es una forma común y leve de enfermedad de las encías o enfermedad periodontal, que causa irritación, enrojecimiento e inflamación de la parte de la encía que está alrededor de la base de los dientes.

 

 

 

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA GINGIVITIS

Las encías sanas son fuertes, de color rosa pálido y se ajustan firmemente alrededor de los dientes. Los signos y síntomas de la gingivitis incluyen:

  • Encías hinchadas
  • Encías de color rojo oscuro
  • Encías que sangran fácilmente durante el cepillado o usando el hilo dental
  • Mal aliento
  • Retracción de las encías
  • Encías blandas


CAUSAS DE LA GINGIVITIS

La causa más común de la gingivitis es la mala higiene oral.
Una higiene oral deficiente estimula la formación de placa sobre los dientes causando inflamación de los tejidos de las encías circundantes. La placa es una película invisible y pegajosa compuesta principalmente por bacterias que se forman sobre los dientes cuando los almidones y azúcares de los alimentos interactúan con las bacterias que normalmente se encuentran en la boca. La placa requiere una eliminación diaria porque se vuelve a formar rápidamente.
Si la placa que permanece en los dientes puede endurecerse debajo de la línea de las encías, transformándose en sarro. El sarro hace que la placa sea más difícil de eliminar, crea un escudo protector para las bacterias y causa irritación a lo largo de la línea de las encías. Para eliminarlo es necesaria una limpieza dental profesion


FACTORES DE RIESGO

La gingivitis es común y cualquiera puede desarrollarla. Los factores que pueden aumentar el riesgo de gingivitis incluyen:

  • Malos hábitos de cuidado bucal
  • Fumar o masticar tabaco
  • Edad avanzada
  • Boca seca
  • Mala nutrición, incluida la deficiencia de vitamina C
  • Restauraciones dentales que no se ajustan correctamente o dientes torcidos que dificultan la limpieza
  • Condiciones que disminuyen la inmunidad, como la leucemia, el VIH / SIDA o el tratamiento del cáncer
  • Medicamentos para las convulsiones epilépticas y algunos bloqueadores de los canales de calcio, que se usan para la angina de pecho, la presión arterial alta y otras afecciones
  • Cambios hormonales, como los relacionados con el embarazo, el ciclo menstrual o el uso de píldoras anticonceptivas
  • Genética
  • Condiciones médicas como ciertas infecciones virales y fúngicas

Es importante tomar en serio la gingivitis y tratarla de inmediato porque puede conducir a una enfermedad de las encías mucho más grave llamada periodontitis, que puede causar pérdida de dientes.
Los buenos hábitos de salud oral, como cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental y acudir a revisiones dentales habitualmente, pueden ayudar a prevenir y revertir la gingivitis.

 

RELACIÓN ENTRE GINGIVITIS Y PERIODONTITIS                 

La gingivitis o inflamación de las encías puede preceder a la periodontitis o enfermedad de las encías.

En este artículo exploramos la relación entre ambas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CÓMO SE DESARROLLA LA GINGIVITIS

 

En la etapa inicial de la gingivitis, las bacterias en la placa se acumulan, lo que provoca que las encías se inflamen y sangren fácilmente durante el cepillado dental. Aunque las encías pueden irritarse, los dientes todavía están firmemente anclados al hueso. Es decir, no se ha producido daño óseo irreversible.


CÓMO SE DESARROLLA LA PERIODONTITIS

Si la gingivitis no se trata puede avanzar a periodontitis, fase en la que la capa interna de la encía y el hueso se separan de los dientes, formándose bolsas. En éstas, que son espacios pequeños entre los dientes y las encías, se recogen los desechos y pueden infectarse. El sistema inmune del cuerpo combate las bacterias a medida que la placa se extiende y crece por debajo de la línea de las encías.

Las toxinas producidas por las bacterias de la placa y las enzimas del cuerpo que intervienen en la lucha contra las infecciones comienzan a descomponer el hueso y el tejido conectivo que mantiene a los dientes en su lugar. A medida que la enfermedad progresa, las bolsas se hacen más profundas y se destruye más tejido de las encías y el hueso.
Cuando esto sucede, los dientes ya no están anclados en su lugar, se sueltan y se produce su pérdida.
La periodontitis puede identificarse a través de sus síntomas que incluyen encías rojas e hinchadas, encías sangrantes, dolor al masticar, mala alineación de los dientes, encías retraídas, bolsas entre los dientes y las encías, llagas dentro de la boca y dientes flojos y sensibles.


DIFERENCIAS ENTRE GINGIVITIS Y PERIODONTITIS

  • La periodontitis es rara en los adolescentes, pero es la principal causa de pérdida de dientes en los adultos. Es muy probable que un adolescente con enfermedad de encías tenga gingivitis. Si bien puede tratarse de una gingivitis en ese momento, es importante tratarla inmediatamente para que no empeore con el tiempo y se convierta en periodontitis, lo que podría ocasionar la pérdida de los dientes.
  • La gingivitis no es dolorosa, pero la periodontitis sí lo es. Generalmente es difícil identificar si se tiene gingivitis porque no hay ningún dolor involucrado. Por el contrario, la periodontitis puede causar dolor al masticar.
  • Un síntoma distintivo de la periodontitis es la movilidad en los dientes. Las encías irritadas, rojas e inflamadas son signos de ambas enfermedades, pero la estabilidad de los dientes puede ser el factor diferenciador. Con la gingivitis, los dientes generalmente permanecen firmemente en su lugar, pero con la periodontitis, los dientes pueden tener movilidad.
  • La existencia persistente de mal aliento es un indicador importante. Esto puede indicar que la enfermedad periodontal ha avanzado desde gingivitis a periodontitis.
  • La gingivitis es reversible, pero la periodoncia no lo es. Si la gingivitis no es tratada, evoluciona a periodontitis. Este estadio de la enfermedad periodontal provoca la pérdida de los tejidos de soporte y la destrucción del hueso que sostiene los dientes, pudiendo llegar a provocar su pérdida. Es más grave e irreversible.

 

TIPOS DE GINGIVITIS Y SUS SÍNTOMAS

La gingivitis es una forma común y leve de enfermedad de las encías que causa irritación, enrojecimiento e inflamación de la encía. Es importante tratar la gingivitis de inmediato para evitar que progrese a una enfermedad de las encías mucho más grave llamada periodontitis.

 

 

 

 

 

 

GINGIVITIS AGUDA

Es una inflamación de las encías de inicio repentino y duración relativamente breve. Se caracteriza por inflamación difusa y ablandamiento de la encía.

 

GINGIVITIS DESCAMATIVA

En este tipo de gingivitis, la mucosa gingival adquiere un color rojo brillante, con pequeñas placas opacas grisáceas, que invaden tanto la encía libre como la adherida. La capa superficial, al ser frotada, se desprende y deja al descubierto el tejido conectivo que, a la exploración clínica, se muestra muy doloroso y sangrante.

La mayoría de las lesiones gingivales de tipo descamativas tienen su origen en enfermedades inmunológicas.

 

Los síntomas incluyen:

  • Sensación de quemazón en la boca
  • Mucha sensibilidad a los cambios de temperatura
  • Intolerancia a los alimentos muy condimentados
  • Molestia al cepillarse los dientes
  • Al producir tantas molestias, especialmente durante el cepillado, se dificulta el control de la placa, desarrollándose con frecuencia una gingivitis en el margen de la encía.

Su tratamiento requiere de una atención multidisciplinar, e incluye la eliminación de factores que exacerban la lesión, terapia farmacológica, medicina alternativa y tratamiento quirúrgico.


GINGIVITIS ULCEROSA

Es una infección bacteriana dolorosa, en la que se presenta ulceración en las encías. También es conocida como enfermedad de las trincheras, infección de Vincent o gingivitis ulcerosa necrosante aguda.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor
  • Sangrado profuso de las encías en respuesta a cualquier presión o irritación
  • Enrojecimiento e inflamación de las encías
  • Presencia de una película grisácea sobre las encías
  • Úlceras entres los dientes
  • Sabor desagradable
  • Mal aliento
  • Fiebre y cansancio
  • Gingivitis hemorrágica
    Este tipo de gingivitis se caracterizada por venir acompañada de un sangrado gingival abundante y anormal, provocado por diferentes factores internos y externos, como algún traumatismo.
    La causa más frecuente de este sangrado es la inflamación crónica provocada por la placa dental bacteriana, las caries de cuello y el sarro.

Sin embargo, después de un traumatismo pueden darse episodios agudos de hemorragia gingival. La laceración de la encía por un cepillado agresivo o por un traumatismo producido por algún alimento puede producir hemorragia gingival sin presencia de enfermedad gingival.

 

 

 

TIPOS DE PERIODONTITIS Y SUS SÍNTOMAS.
La periodontitis es una infección de las encías grave que daña los tejidos blandos y destruye el hueso que sostiene los dientes. La periodontitis puede hacer que los dientes se aflojen y llegue a producirse su pérdida.

 

 

 

 

EVOLUCIÓN DE LA PERIODONTITIS

 

En la mayoría de los casos, la periodontitis comienza por el acúmulo de placa, película adhesiva compuesta principalmente de bacterias. Al no eliminarse, la enfermedad progresa.

La placa se endurece debajo de la línea de las encías transformándose en sarro (cálculo), el cual es más difícil de eliminar y está lleno de bacterias. El sarro no se puede eliminar mediante el cepillado y el uso del hilo dental; se necesita una limpieza dental profesional para eliminarlo.


TIPOS DE PERIODONTITIS

Hay varios tipos diferentes de periodontitis. Los tipos más comunes incluyen los siguientes:

 

CRÓNICA

Es el tipo más común. Afecta principalmente a adultos, aunque los niños y adolescentes también pueden verse afectados. Es causado por la acumulación de placa e implica un deterioro lento que puede mejorar y empeorar en el tiempo, pero que finalmente causa destrucción en las encías y los huesos y pérdida de dientes si no se trata.

 

AGRESIVA

Por lo general comienza en la infancia o en la adultez temprana y afecta solo a un pequeño número de personas. Tiene un factor genético importante y causa una progresión rápida de pérdida ósea y dental si no se trata.

 

ENFERMEDAD PERIODONTAL NECROSANTE

Se caracteriza por una rápida destrucción y debilitación del tejido de las encías, los ligamentos periodontales y el hueso de soporte causado por la falta de suministro de sangre (necrosis), lo que resulta una infección grave. Este tipo generalmente ocurre en personas con un sistema inmune deprimido, como la infección por VIH, el tratamiento del cáncer u otras causas, y la desnutrición.

La mejor manera de prevenir la periodontitis es seguir unos hábitos de buena higiene oral, lo que significa:

Cepillarse los dientes durante dos minutos al menos dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse.
Usar hilo dental al menos una vez al día.
Visitar regularmente al odontólogo para realizar limpiezas, una o dos veces al año. Si existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar periodontitis, como tener la boca seca, tomar ciertos medicamentos o fumar, es posible que la necesidad de una limpieza profesional sea más frecuente.

 

 

 

 

TIPOS DE PERIODONTITIS Y SUS SÍNTOMAS
La periodontitis es una infección de las encías grave que daña los tejidos blandos y destruye el hueso que sostiene los dientes. La periodontitis puede hacer que los dientes se aflojen y llegue a producirse su pérdida.

 

 

 

 

EVOLIUCIÓN DE LA PERIODONTITIS

En la mayoría de los casos, la periodontitis comienza por el acúmulo de placa, película adhesiva compuesta principalmente de bacterias. Al no eliminarse, la enfermedad progresa.

La placa se endurece debajo de la línea de las encías transformándose en sarro (cálculo), el cual es más difícil de eliminar y está lleno de bacterias. El sarro no se puede eliminar mediante el cepillado y el uso del hilo dental; se necesita una limpieza dental profesional para eliminarlo.

 

ENFERMEDAD PERIODONTAL NECROSANTE

Se caracteriza por una rápida destrucción y debilitación del tejido de las encías, los ligamentos periodontales y el hueso de soporte causado por la falta de suministro de sangre (necrosis), lo que resulta una infección grave. Este tipo generalmente ocurre en personas con un sistema inmune deprimido, como la infección por VIH, el tratamiento del cáncer u otras causas, y la desnutrición.

La mejor manera de prevenir la periodontitis es seguir unos hábitos de buena higiene oral, lo que significa:

Cepillarse los dientes durante dos minutos al menos dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse.
Usar hilo dental al menos una vez al día.
Visitar regularmente al odontólogo para realizar limpiezas, una o dos veces al año. Si existen factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar periodontitis, como tener la boca seca, tomar ciertos medicamentos o fumar, es posible que la necesidad de una limpieza profesional sea más frecuente.

 

CÓMO SE CURAN LA GINGIVITIS Y PERIODONTITIS

La gingivitis es una inflamación reversible del tejido de las encías alrededor de los dientes. Debido a que la gingivitis generalmente es indolora y tiene síntomas muy leves, muchas personas que la tienen lo desconocen.

 

CÓMO PREVENIR LA GINGIVITIS Y LA PERIODONTIS

La gingivitis se puede prevenir y se puede revertir con una buena higiene oral y con la ayuda del odontólogo y el higienista dental, quienes pueden eliminar el sarro existente que provoca la irritación de las encías. Los hábitos de higiene oral rutinarios que engloban el cepillado, el uso del hilo dental y el uso de un enjuague bucal ayudan a prevenir la acumulación de sarro en los dientes y por tanto, previenen la aparición de la gingivitis.

Cuando la gingivitis no es tratada evoluciona a periodontitis; sin embargo, esto puede prevenirse en gran medida a través de una buena higiene oral. Por ello, cepillarse los dientes, usar hilo dental y realizarse revisiones regulares puede mejorar significativamente las posibilidades de un tratamiento exitoso ralentizando la evolución de la enfermedad. Además, puede también reducir las probabilidades de desarrollarla.

 

CÓMO SE CURAN LA GINGIVITIS Y LA PERIODONTITIS

En el caso de la gingivitis, lo más importante para tratarla es acudir al dentista, quien realizará una limpieza profunda y sugerirá una serie de medidas a tomar en casa para mejorar la higiene bucal y reducir la inflamación en las encías.

Para tratar la periodontitis, se hará un tratamiento que tiene como objetivo limpiar a fondo las bolsas alrededor de los dientes y evitar daños al hueso circundante. Si la periodontitis no está muy avanzada, el tratamiento puede incluir procedimientos menos invasivos, como es el raspado y alisado radicular, que consiste en eliminar el sarro y las bacterias de la superficie de los dientes y de debajo de las encías utilizando instrumentos manuales (curetas), un dispositivo ultrasónico o un láser. El alisado de la superficie de la raíz ayuda a evitar la nueva acumulación de sarro y bacterias.

Si la periodontitis es avanzada, el tratamiento puede requerir cirugía, como son la cirugía a colgajo, los injertos de tejido blando, los injertos óseos y la regeneración tisular guiada. Con estas técnicas se consigue una eliminación de sarro más efectiva y se reponen los tejidos perdidos tanto blandos (encía) como duros (hueso), consiguiendo un pronóstico de la enfermedad más favorable.